ESTATUTOS

Artículo 1.- DENOMINACION Y CARÁCTER

El Centro Cultural de los Ejércitos es una Asociación cultural, sin ánimo de lucro, de apoyo al personal militar, conformada al amparo de lo establecido en el artículo 22 de la Constitución Española y según lo dispuesto en la Ley Orgánica, 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación.

Artículo 2.- DOMICILIO Y ÁMBITO DE ACTUACIÓN

  • La Asociación tiene su domicilio en Madrid, calle Gran Vía nº 13, edificio de su propiedad, donde reside desde el 16 de noviembre de 1.916.
  • El cambio de domicilio requerirá la aprobación mayoritaria de la Asamblea General de Socios.
  • El ámbito espacial de la Asociación será el de la Comunidad Autónoma de Madrid, sin perjuicio de las relaciones e intercambios que, en el desarrollo de sus actividades, interese mantener con otros Centros o Entidades de distinto ámbito territorial.

Artículo 3.- DURACIÓN

La presente Asociación se constituye por tiempo indefinido.

Artículo 4.- FINALIDAD.

Los fines de la Asociación coinciden y prolongan los que ha venido manteniendo desde su creación, significados en las precedentes normas estatutarias de 1 de mayo de 1.871, 16 de noviembre de 1.914, 13 de abril de 1.927, 25 de octubre de 1.993 y 5 de noviembre de 2.009 y que son los siguientes:

1.Fomentar y divulgar en la sociedad española el desarrollo de la cultura en general y, particularmente, el conocimiento de la Historia, de los Ejércitos, de la Defensa Nacional y de los valores e ideales que fundamentan el espíritu y la misión de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil.

2.Procurar el esparcimiento y recreo de sus socios, particularmente en actividades de interés cultural, potenciando los lazos de unión y compañerismo entre los miembros de los Ejércitos y de la Guardia Civil.

3.Atender, en la medida que los recursos sociales lo permitan, a la asistencia, ayuda, protección y apoyo tanto a sus socios como a cualquier persona, perteneciente o no a la Asociación que lo precise, en cuantas gestiones permitan mejorar su situación moral, económica y social. Estas actividades estarán encomendadas a una vocalía de la Junta Rectora, que coordinará el voluntariado necesario de acompañamiento y de gestión en domicilios, residencias, centros sanitarios y otros organismos a quienes por su situación de ancianidad, incapacidad física o soledad lo requieran.